viernes, 28 de junio de 2013

CUANDO EL ROCAJE VIVO SE HACE HABITUAL...

Con lo bien que había comenzado la semana, prácticamente recuperado el lunes tras la paliza del domingo, sobre todo porque los lumbares sufrieron sobremanera incluso con un poco de inflamación, pero que no fue impedimento para que las sensaciones de un nuevo de pico de forma creciente, hicieran que el lunes tan solo pude salir una hora pero que me sirvieron para preparar de nuevo el organismo a los entrenos de la semana.

DE NUEVO RÁPIDO
Sigo entrenando con la mtb, salidas no muy largas pero cargadas de ritmo y sobre todo ganas,martes son series de fuerza básicamente, para que el músculo no pierda potencia, me siento muy bien y el tiempo, que sigue increíblemente fresco, aprovecho para madrugar y hacer el trabajo.

MÁS RÁPIDO... PERO.....
Miércoles, día central de la semana me tocan series de velocidad y a altas pulsaciones, 50´de fartlek que se convierten sin querer en casi toda la salida, me encuentro muy bien... incluso vuelvo a mis zonas antiguas del pantano de Elche para hacer varias subidas de pista, como la subida a La Palmera (que por cierto se ha secado...), cuando llevo casi hora y media decido volver... pero quizás por el camino equivocado... para volver pero antes dar un pequeño rulo por la rambla del río, tan siempre bien frecuentada... me tiro por las sendas que llegan al Río, hasta que llego a la última trialera, que por un momento estuve a punto de tirar por el camino de la izquierda pensando que últimamente esta bajadita no estaba muy allá...

ROCAJE VIVO, DE NUEVO
Encaro la bajada y vuelvo a no verlo claro (ya me pasó la última vez que me tiré por aquí), la verdad es que estoy muy bien de técnica en los últimos tiempos y la Podium va de cine pero no se que me está pasando que estoy dudando mucho, quizás mi cuerpo me esté pidiendo un descanso (me quedan 2 meses largos), cuando estoy terminando la bajada cruzo el reguero que parte la senda en 2 haciéndolo tan malo, todo está hecho pero me confío en el último momento y la rueda delantera se me queda trabada, no tiro lo suficiente hacía arriba, me pica, destalona un poco y me voy al suelo volteándome... vaya pedazo de ostión que me pego.


Voy muy despacio pero es que está muy empinado, por lo que el vuelo en picado cayendo por mi costado derecho y aterrizándo de nuevo con la misma rodilla de la semana pasada (la derecha), me dejan sentao y un tanto desconcertado... pasan unos segundos hasta que me paro a pensar si me he hecho daño o no... si, me he hecho daño!


Me voy a casa con el rabo entre las piernas y mirando a los lados a ver si alguien me ha visto... vaya tela.


Así que hoy jueves, con un grado limitado de movilidad en el hombro y con el brazo un poco inflamado, aprovecho para descansar que no lo hacía en 2 semanas y de paso intentar recuperarme para el domingo, no creo que suponga esto ningún contratiempo pero...de chavo el paquete que estoy hecho.

2 piñas en 2 semanas, ahora vas y lo cascas