miércoles, 14 de noviembre de 2012

CON NUEVOS AIRES... COMO EN LOS VIEJOS TIEMPOS


Con el otoño instalado, ese olor a húmedo y el color sepia que se torna en esta época del año que tanto me gusta y que me transporta a otros tiempos... parece que un halo de rejuvenecimiento y de motivación extra invadió mi cuerpo hace unos días y me ha hecho, ya no cambiar de planes, pero si al menos de ver las cosas con otra perspectiva. El pasado sábado cumplí 35 años... y aunque cuando me miro al espejo sigo viendo al Simón de siempre, soy consciente que el tiempo para hacer según que cosas se agota, por suerte también me quedan muchos planes por hacer, no me voy a parar.

Supongo que el trabajo realizado estos últimos meses y que la tienda va con más inercia, me está despejando algunas dudas sobre si podría seguir dedicando el mínimo tiempo posible a la competición para que no se convirtiera en un suplicio y si en una diversión que no es otra cosa que mi forma de vida; mejor dicho mi medio de vida...

(Como siempre se podrá leer en mis notas otoñales, me evoca unos recuerdos que me hasta me cuesta recordar por el miedo a no volver a tenerlos)

Con 3 semanas de descanso, a las que definitivamente envié el running a paseo (nunca mejor dicho), volví a los entrenamientos en bici progresivamente y con unas ganas que desde los tiempos A, no había sentido. No sé si será los posibles planes de futuro que me han dado la chispa necesaria para intentar coger un nivel aceptable o unas ganas fugaces y efímeras pero por si las moscas...

(Estoy hasta haciendo rodillo...)

Mientras sigue lloviendo, así que los días que puedo doy esquinazo al agua y aprovecho al máximo, de momento no son todavía largos los entrenos pero llego a casa cansado y con ganas de más, me está entrando todo.