martes, 5 de junio de 2012

CTO. COMUNIDAD VALENCIANA BTT MARATHÓN: LA CRÓNICA

Un día más tarde de la carrera, y más bien por lo reventao que todavía estoy, con todo el mundo con el que hemos hablado está igual... pero es que la carrera de ayer sobre el papel no iba a ser tan dura pero... como comentamos unos compañeros de carreras en plena faena: " que jodío es estar medio bien e intentar ir delante"




Como la salida era bastante pronto para afrontar los 75km de carrera, tuvimos que quedar sobre las 6.15am hora zulú, la verdad es que fuimos todos puntuales (las bicis ya estaban cargadas el día anterior), así que fue vernos e irnos hacia Petrer a recoger a nuestro compañero Raul Vitoria y tras un rato en carretera que se nos pasó volando (realmente Alcudia de Carlet está a poco más de una hora de Elche), llegamos al pueblo, aparcamos enseguida, gasolinera con wc enfrente y Paco que fue a por los dorsales y tal, tan solo nos tuvimos que preocupar de prepararnos para lo que se nos venía encima.

Prácticamente estábamos todos los que teníamos que estar, como no estoy haciendo Open de la Comunidad de Rally me pierdo un poco con el estado de los corredores en general de todas las categorías, especialmente en élite me avisan que a parte de los ya conocidos Adelino, Benito y compañía, el Iván Díez este avisan que es un cohete. Evidentemente yo no contaba para el podium pero me fijaba estar más o menos entre los 5 primeros élites, a ver como se daba.

La salida es como siempre en una prueba de marathón de nivel muy complicada, ya que salimos todas las categorías juntas, somos mucho y todos quieren ir bien colocados. Yo soy perro viejo y esto al menos todavía se me da bien por lo que salgo delante y bien pasando los primeros kilómetros "fuera de peligro", el problema; la super velocidad imprimida desde el principio, velocidad que como me pasa a veces, las patas me hicieron plof y me abrí como una... bueno eso, que de pronto pegué un petardazo y me quedé en el puente de una autovía cuando no llevábamos mucho... en estos casos suelen pasar 2 cosas, que ya no coges ritmo ni a tiros y pasas las de Caín o milagrosamente te recuperas y al final acabas bien y remontando... ni lo uno ni lo otro.



MAL Y SIN AGUA
Poco a poco perdía posiciones, me iban cogiendo y soltando, hasta mis propios compañeros que evidentemente van a su ritmo me van dejando, hasta que pude regular una posición (calculo que entre los 50 primeros), y así pasaron unos cuantos kilómetros de penuria temprana, encima en un bote pierdo el bidón de sales que llevaba preparado, a saber cuando me van a dar otro. En este grupo rodamos José San Juan de Ibi, Nestor Aguilera así como mi viejo amigo Oscar Ortells, unos kilómetros que hasta fueron entretenidos cuando comencé a encontrarme bien.






PUNTO DE INFLEXIÓN
Llegó un momento que por fin mi cuerpo respondía de otra forma, la sudoración era evidente y me venía la chispa a ratos (mis geles cafeínicos también me ayudaron...), así que en una de las primeras subidas largas metí un poco de turbo y dejé a mis compañeros de carrera, alguno pudo venir unos cuantos kilómetros más hasta que poco a poco fui dando caza a otros tantos.
Tras pedir a todo el mundo que veía un bidón, un espectador me da el suyo.









Esto era el kilómetro 25 y fue donde nos juntamos unos clásicos, Toni Iborra (M40) y José Galiano el "Carroñero" (M30), uno de los juniors de mi época. Parecía que íbamos a rodar bastantes kilómetros pero antes de afrontar otra de las duras subidas di caza a mi compañero José María, el Cobra vamos... al parecer iba entre pinchao/petao, eso si, me dio ánimos y un puñao de dátiles y medio plátano que me vino muy bien, volví a meter un punto más y seguía remontando, y estaba entre los 30 primeros.
De pronto me doy cuenta que he vuelto a perder el bidón... ¿será posible?

La cosa parecía que iba retomando color, pero la realidad es que no iba tan bien como quería... la carrera estaba siendo dura y todavía quedaban muchos kilómetros por delante.





LA BAJADA DEL INFIERNO
Conforme coronamos un puertaco e iba ganando puestos tenemos la primera bajada/trialera/escalonada/mataora que nos iba a marcar el día, y es que nos metieron por una senda rota y llena de escalones, donde tenías que ir metiendo la rueda muy fino e ir tirando de brazos para no volcar que parecía que llegaría algún tramo suave pero no, así todo el rato, penando y con los brazos que se cargaban antes de la cuenta por lo que ya no tenías control sobre el freno y no se ni como pudimos bajar por ahí...

Ayer al menos tuve el día "bajador", y ya no solo porque no perdí tiempo sino que realmente recorté un montón, hasta el punto de acercarme a mi compañero Santi así un grupo importante de corredores que me podía venir bien.

CON SANTI HASTA EL FINAL
En este punto de carrera, más o menos kilómetro 50, di alcance a Santi, este no iba nada mal y justo lo cogí cuando comenzábamos el último puerto del día, parecía que iba como un tiro pero nada más comenzar a subir, me vuelvo a quedar, ¡joder! pensé... me quedé pero fui controlando la respiración, el pulso como todo el día sin subir mucho más de 170, así que puse mi ritmo hasta que conseguí casi al final eso si, volver a unirme con Santi, fue donde cazamos a Alejo Moya que ni siquiera pudo cogernos rueda.






OTRA BAJADA PARA TERMINAR DE REMATARNOS
Tras coronar este último puerto y pensando que ya lo teníamos hecho (nada más lejos de la realidad), nos volvieron a meter por una senda prácticamente igual a la de antes, ¡Dios! no se ni como pudimos bajar tan rápido, la verdad es que pudimos adelantar varios puestos y no caernos.

EL TRAMO FINAL
Tras la bajada nos encontramos un terreno un poco rompepiernas, yo ya voy con algún que otro calambre y se nos une un M40 (2º a la postre), con este fuimos ya juntos todo el rato, nos cantaban entre los 20 primeros y nos decían que faltaba poco pero yo no veía ni la zona de huertos pre pueblo ni casas a lo lejos... en un avituallamiento prodigioso me encuentro a mi equipo, me dan un bidón y un gel, gel que no atrapo bien de la mano de Paco y me hubiese sentado muy bien, faltaban 10km.

En un tramo eminentemente descente, nos compenetramos bien y llegamos a meta con un S23 que recogimos por el camino, mis calambres eran ya un hecho por lo que el sprint final que pensaba que nos íbamos a ahorrar (ya que íbamos 4 de diferentes categorías y no nos jugábamos nada), pero como buenos competidores arrancamos y entró el M40 por delante de Santi y de mi, el S23 tampoco estaba para muchos tiros pero el tío hizo podium, el master 2º en su categoría.




PUESTÓMETRO
Conforme pasamos la linea de meta me cantan que mis compañeros han hecho podium, Nacho 2º S23 y Raul Vitoria 3er élite! tal y como había pronosticado.



Por último, Rubén Candela no tuvo mucha suerte, pinchó un par de veces y hasta tuvo que pedir unos alicates a un chaletero para poder quitar la válvula y reparar... a veces del líquido antipinchazos del tubeless se pega y es imposible sacarla.


Tras recuperar un poco, sufrir 2 rampas en el antebrazo que me dejaron el brazo como el tontolpueblo (se me doblaba la mano hacia adentro, muy fuerte), pegarnos una ducha al estilo checo en la furgo y comentar las películas de la carrera, nos enteramos que Santi ha quedado en 8ª posición M30 y yo otro 8º en Elite, quedamos en realidad muy muy contentos, yo creo que no está nada mal para no haber ido súper, y poco más o menos lo que podía esperar

Otra cosa es que la bici fue prácticamente impecable y se comportó increible en todo el recorrido, no se que hubiese sido el pasar con una 26" por donde nos metieron... si, claro que hubiésemos pasado pero seguro que no tan bien.

El balance es más que bueno, porque de lo que parecía que podía haber sido vía crucis, salvé el día con un buen puesto a pesar de mis entrenos, además como dice Santi, vimos varias carreras; la nuestra, y la de los M40 que no la tragamos toda...; los cambios de lider, los pinchazos y los arreones.. vamos, que andan poco los cabrones... je je

A ver si sigo así y este fin de semana que volvemos a correr una prueba como la de Pinoso, del Circuito Alicante BTT, por fin me estreno, que ya está bien.

Otro día fenomenal para mi equipo Eurolosa, ya que nuestro junior Fran Maciá, que por edad no puede disputar oficialmente maratones, corrió la prueba paralela de 49km siendo 2º en la gral. y encima ganando a sus directos rivales habituales.




Con este botín, el jefe nos paró en un restaurán donde nos pusimos ciegos a cocacola y bocatas de filetes de ternera que nos pusimos ciegos.







Ginés Torres, un M40 amigo nuestro nos acompañó este día, nos lo pasamos realmente bien y creo que disfrutó de un día de carreras dentro de un equipo más o menos serio y estructurado como el nuestro.

Otro día te vienes también Ginés!