lunes, 16 de abril de 2012

DESPEDIDA TEMPORADA SKI 2012 CON LA NEVADA DEL AÑO: SIERRA NEVADA

Casi in extremis anoche decidimos pasar el día mi hermano y yo en Sierra Nevada, los de Cetursa se les ha ocurrido la genial idea de cerrar la estación 2 semanas antes de lo previsto, tenemos algún forfait para gastar y es la escusa perfecta, a ver que nos espera.


Estas semanas han sido ya un poco más serias en bici, he entrenado bastante bien, aunque estos 2 últimos días los he dedicado un poco para hacer una super compensación, el día de esquí de hoy me servía como bálsamo quitamono y además, un super entrenamiento ya que es como un día duro de bici.

Sabemos que en España en primavera son las últimas nevadas, siempre pasa lo mismo, en marzo/abril siempre cae pero es que estos últimos días está siendo brutal pero nada nos hacía presagiar el paquetón que nos esperaba...


Madrugamos pero no mucho, para llegar sobre las 11 de la mañana y apurar el día, frío, nubes y mucha nieve en las montañas por la autovía nos hace una idea de lo que puede ser, conocemos bien estos parajes y si en Sierra María (Almería), ya vemos nieve...




Efectivamente, dejamos Granada y subiendo Sierra Nevada comienza a haber nieve en la cuneta, coches que bajan tapados de nieve y sobre todo: señales de cadenas obligatorias... para variar no llevamos cadenas pero hacemos caso a nuestra "inconsciencia" y tiramos... no tenemos problemas para llegar a Pradollano y metemos el coche en el Parking.

He estado incontables veces en Sierra Nevada, hasta en los Campeonatos del Mundo de Mountain Bike del 2000 nos nevó el viernes previo a la carrera cuando estábamos concentrados en el Kenia Nevada, he visto cerca de 2 metros de nieve en el arcén pero es que hoy la nevada (que seguramente llevaría cayendo desde la noche), ha sido espectacular, todo cubierto desde abajo, la estación totalmente blanca e incluso hacía que perdieses las referencias de los edificios.


Con todo esto las condiciones climáticas no han sido las mejores pero al menos no hacía mucho viento por lo que no había peligro que cerrasen por este motivo.


La jornada de esquí no ha sido ni muy extensa ni muy satisfactoria, la niebla hacía acto de presencia, las pistas estaban sin pisar y era realmente difícil el poder deslizarse y coger la velocidad que me gusta, pero al mismo tiempo ha hecho que me emplease a fondo y cada bajada era dura dura dura, mis cuádriceps han sufrido como si de puertos en bici se tratase por lo que con las que hecho me han servido de duro entrenamiento al mismo tiempo que me he quitado el mono de encima hasta la próxima temporada, quizás en el diciembre que viene.


Mañana lunes, fiesta en Elche me levantaré a la hora que sea y descansaré hasta el martes donde ya pensaré en la carrera de la semana que viene!