viernes, 3 de febrero de 2012

UN RATO CON LA EPIC

Hoy era mi mañana libre, 7 meses sin caer ni gota y sin avisar amanece lloviendo... en fin, que había quedado para aprovechar e intentar hacer un fondico con algún compañero pero se ha jodido el día, en otra época hubiese salido sin pensarlo, con un poco de agua y frío se iba más o menos bien, pero ¿ahora? sale Rita... total, aquí cuando llueve se aprovecha  para descansar...

Tampoco me ha venido tan mal, las series de potencia de ayer me han crujido, ni los Bccas con madalena para merendar consiguieron recuperarme.



Ha ido aclarando
El caso es que con el mono al fin y al cabo en el cuerpo, ha ido depejando un poco, encima tengo que ir probando la bici con la que tengo que ir los próximos días, una Specialized Epic Marathon que me ha dejado un buen amigo mientras llega mi Mondraker, y para no hacer nada mejor un rato con la Epic...

Y que tiro de bici... y como se lanza...y como sube la muy jodía, es la 2ª vez realmente que monto esta bici y no se puede describir mucho la seguridad y buen ritmo que transmite, unos 40 min me han sobrado para volver a darme cuenta que por excelencia es la mejor doble/rally del mundo.

Su recorrido preferido son los singletrack (senderos, para entendernos), pero no nos engañemos, cuesta arriba va perfecta y si hay piedras por medio mejor, con sus 100mm de recorrido le bastan para darle la suficiente estabilidad y evitar esa posible caida al picar o corregir los errores en las tumbadas o... esas curvas de tierra suelta que parece que se va pero está ahí...

No quiero ni imaginarme como tiene que ir la Epic 29er... tiene que dar más miedo que Drácula...

Aunque supuestamente estoy lejos de marchar bien, esta bici me va a ir bien el domingo en la prueba inaugural de Xixona, si, ese "maldito" circuito que el año pasado me hizo quedar mal bajando (me pasaron hasta quedar 4º), encima una mala señalización me costó el recuperar el podium perdiendome un rato por los bancales de la zona.. así que este año espero al menos ir con más cuidado y no penar tanto en esas rocosas bajadas.