domingo, 12 de septiembre de 2010

MI ÚLTIMA GRAN VUELTA

Llevo más de 2 semanas corriendo, y no precisamente en una vuelta por etapas... estos días están siendo muy duros, no hay muchos puertos que subir pero me estoy pegando jornadas de más de 12 horas y no parece que me cunda la faena... llamadas, asesoría, bancos, más llamadas...  ahora toca la parte técnica más difícil de la tienda, ajustar el programa de gestión e inventariar todo el producto, crear artículos, dar de alta proveedores... un lio tremendo que nos está agontado a todos. El Cobra está dando todo lo que puede y en mi casa están muy nerviosos, espero que en un par de días más veamos la luz y se rebaje el nivel de estres, porque si o si la tienda de e estar en bastantes condiciones para por fin hacer la inauguración el jueves que viene.

LA TARJETA DE INVITACIÓN A LA INAUGURACIÓN


Mañana es la carrera de Monòver y las últimas semanas pensaba incluso que podría ir y hacerlo incluso bien... nada más lejos de la realidad... estas últimas semanas casi no he podido salir y nada estos días... mientras mañana estén todos de domingo yo estaré intentando avanzar cosas en Ironbikes, es lo que hay (como dice un amigo mío).

Mientras, mato el poco tiempo que tengo tomando alguna copichuela en casa y con mi querido Pablo Diago y su novia Patricia, un gran ex biker y dos portentos forenses financieros , que el hombre preparó sus vacaciones expresamente para poder asistir a la inauguración este pasado jueves...por lo que bajó de Madrid a sabiendas del retraso, y ha venido a pasar algunas horas con nosotros. Este al medio día ha marchado a Madrid, nos veremos pronto Pablito.

Pablo Diago y yo en el Restaurante El Antojito

Aran y Patricia hacen buenas migas

El trasiego de gente preguntando en la puerta de la tienda y amigos para saludarme es incesante, a este paso todo el mundo va a ver la tienda y no será una sorpresa!

Santi vive al lado de la tienda y espero que nos visite muy a menudo

A Santi también le gusta la moda de los calcetines altos y que estilizan pero.... esas zapas están hartas de vivir!!!!!

Acabo y a ver si termino esta copa de vino, suerte a todos en Monóvar.