miércoles, 21 de abril de 2010

MONEGROS: LA ÚLTIMA GRAN MARATHÓN DE MOUNTAIN BIKE

Como cada año (y ya van 10), se acerca la marathón por excelencia del mountain bike español, no ya por ser una de las más largas, que no lo es, ni por ser la más dura, que tampoco lo es, ni si quiera por ser la más multitudinaria, que quizás tampoco ya lo sea, pero lo cierto es que año a año aumenta su grandeza y el mito pues el que ha ido alguna vez a Monegros queda atrapado y envuelto por una esencia especial que no se puede describir y vale la pena vivirla... al menos una vez en la vida.

CUANDO TODO EMPEZÓ:
Estábamos en el 2002, era mi vuelta a la competición totalmente dedicado a la bici y como piloto Oficial de MONDRAKER, mi amigo Pepe Botía que es un clásico y pionero del mtb Ilicitano, había oido hablar de ella  y este que es otro buen corredor de fondo, nos embarcamos hacia Monegros. Previamente me informé sobre el nivel de dureza kilómetros, corredores que podían asistir... en principio pintaba bien.
La salida como siempre sábado al medio día, no recuerdo los corredores pero al menos éramos 600 y por aquel entonces el corredor de Orbea Aitor que dominaba en el centro/norte, se presentaba como uno de los corredores a batir. En el primer paso por el puerto de San Miguel, aguantamos arriba unos 6 corredores, no era un día muy soleado pero pronto comenzó a soplar el cierzo, llevábamos más de 20 km y todavía quedaban 100, Aitor se escapa en solitario y yo dejo hacer. Pasaban los km y estaba ya un poco harto de ir aguantando y asesté un hachazo y nadie me pudo seguir. Poco a poco iba aumentando la distancia y también me iba acercando al corredor de Orbea, cuando le doy caza soplaba un viento infernal, recuerdo que los aspersores de los cultivos nos daba en la cara, entonces tomé una decisión que a día de hoy creo que fué erronea y fué quedarme con el, ya que el ritmo bajó considerablemente y nos dió caza un corredor vasco de Kona (el cuál no recuerdo el nombre pero también era nombrado), el problema fué que Aitor se recuperó y a falta de 30 km comenzamos a darnos palos, de una manera increible como en una carrera de carretera, el chaval de Kona iba cediendo pero en uno de los ataques que respondí comencé a sacar distancia y en el famoso cruce fatídico... nos pasamos.
Fué horrible el ir comprobando que pasaban los km y no veiamos señal alguna, que nos alejábamos de la zona y encima se estaba haciendo de noche... al final yo acabé en un pueblo cercano y tuve que volver haciéndo auto stop, os lo prometo. Cuando llegué a meta creo que le grité hasta al apuntaor, todo el mundo estaba esperándonos que llegásemos a meta uno de nosotros... La verdad es que a día de hoy todavía se me hace recuerdo amargo, sin contar los 300 Euros que perdí, claro...  gracias a este despiste (que al final resultó que unos "niños graciosos", cambiaron las señales en un puente del canal), llegó 2 º un jovencísimo Pablo Diago, años después uno de los mejores maratonianos madrileños y uno de mis mejores amigos.

La revancha no fué hasta el 2004,  en aquella temporada estuve dedicado a la carretera (03/04), pero ese día asistí con Mondraker. Todo iba bien hasta que en el avituallamiento del km 50 rompí la cadena, justo delante de Arantxa que vino a acompañarme. Otra vez una situación desesperante ya que tenía medido a los rivales y conocía ya el terreno. La remontada fué considerable y acabé 8º.

POR FIN EL PODIUM
Año 2005, vuelvo a MONDRAKER en las mejores condiciones, este año iba a disputar todo el calendario nacional, Monegros entraba en los planes y el Circuito Orbea según acabase esta primera carrera. Este año habían muchos rivales peligrosos, entre otros Joseba León  y el canadiense Steve Coté.
La carrera como siempre se selecciona en el primer puerto del día, pero ese día voy también como una moto y en un terrible llano con tierra suelta y viento de cara me escapo del pequeño pelotón, y decido poner toda la carne en el asador, saqué una ventaja enorme. Pasaban los kilómetros y pronto de la nada apareció un pedazo de puerto asfaltado, subió la temperatura a los 40ºC y pensé que me moría... menos mal que aguanté hasta casi coronar y claro, Joseba León me dió caza.. Así llevaría la cara que le pedí por favor que me hechara un cable y no me dejase solo... me hizo caso y poco a poco fui recuperándome. Por este motivo nos alcanzaron un par de corredores y así fuimos hasta el km 90 donde León dijo que se iba y vaya si se fué.. tan solo pude seguirle yo a malas penas, pero las piernas no iban muy allá.. pasé casi lo peor, pero de repente y a falta de tan solo 3 kilómetros a meta comenzaron a darme unas rampas terribles... casi tuve que pararme y Carlos Bueno, corredor de Trek me dió caza, como iba tan despació se mosqueó y me miró, yo le dije que tirase que no podía más y que a ver si llegaba al menos 3º... menos mal que lo pude conseguir.. ese podium sabía a victoria. Lo cierto es que tuvo repercusión.
(De izq. a der: Juan José Simón, Joseba León y Carlos Bueno)

2006: CORTO DE FORMA PERO RODEADO...

El 2006 comenzó la temporada un tanto relajada y lo cierto es que a Monegros llegué un poco corto de forma, no obstante: Iñaki Lejarreta, David Valhondo, Félix García Casas...

Esta vez fuí yo quién no pudo aguantar el ritmo en la subida a San Miguel y me quedé cortado por tan solo 20 metros... como iríamos que estuvimos Eduardo Marquínez y yo intentando coger más de 20 km a menos de 30 seg sin conseguirlo... y en la larga subida de vuelta, puse ritmo y me fuí solo hasta llegar el 5º a meta. No estaba mal para comenzar las carreras nacionales.
(Carrera terminada, en el centro Pablo Diago junto a Steve Coté, por aquella época éramos inseparables)

2007 EL AÑO DE LA VICTORIA...: TODO LLEGA

Este año sabía que llegaba como el más fuerte de la carrera además de estar a nivel nacional a gran altura y de ser una de mis últimas oportunidades para inscribir mi nombre en esta carrera. Así fué, no dejé atado ningún cabo y pude controlar la prueba a mi gusto, dejé hacer hasta el segundo puerto del día donde pisé a fondo y me fuí solo más de 60 kilómetros, este año no quería sorpresas, tan solo fuí ya preocupandome de comer, beber y claro...no perderme. Los últimos km me acompañó de cerca Juan Carlos Nájera, que me estuvo animando ya que los últimos kms se hicieron interminables pero al final pude con la carerra...

(Por fín escribo mi nombre en el Desierto...)



2008: CASI SE OBRA EL MILAGRO

Digo esto porque oficialmente ya estaba retirado de la alta competición, pero como estaba montando regularmente y Pablo Diago no podía faltar a la cita, nos fuimos directos a Monegros a recordar viejos tiempos, sin saber que por alguna razón, este día ha sido uno de los que quizás me haya encontrado mejor y más fuerte en mi vida. Seguramente la falta de presión junto a los buenos entrenos en la zona de Relleu junto Tomás Lloret.. hicieron que de no ser por 2 fatídicos pinchazos estoy seguro que hubiese repetido, el rival no era fácil, pero entonces Josep Betalú ni estaba como en la acutalidad y yo casi como nunca...

Cuando pinché por 2ª vez, me quedé sin cámara, pasaron los más de 1000 corredores y me tuve que esperar a un coche escoba, cuando se enteraron quién era me ayudaron y me consiguieron una cámara. A todo esto la cabeza iba a una hora por delante... con más de 100 km de por medio y ya que estaba allí, decidí apretar para entrenar, y poco a poco y con un ritmo endiablado, fuí devorando kilómetros... sobre el 100 alcanzé a Pablo, se puso a rueda como pudo y al final llegamos a meta de los 100 primeros, remontando más de 1000 posiciones y a tan solo 15 min de Betalú... Haced cuentas...

EL 2009 no pude asistir por motivos logísticos pero este... se acerca y no vamos a perder la ocasión de disfrutar del Desierto de Monegros... ¿quién se apunta?


No hay comentarios:

Publicar un comentario